A Moon Shaped Pool: Una obra maestra de Radiohead

by / enero 30, 2017 Reseñas No Comments


Otros artículosArtículos relacionados

Por momentos el disco parece un score o una banda sonora. Es complejo, cálido… Una maravilla para escuchar.

Es verdad, nos demoramos en reseñarlo. El disco llegó al mercado en mayo del 2016 y solo hasta enero tuvimos la oportunidad de escucharlo correctamente, como se debe.

Lo he escuchado completo unas 15 veces, y en cada ocasión descubro nuevas intenciones y sonidos distintos. “A Moon Shaped Pool” es el noveno disco de Radiohead, el cual estuvo antecedido por una campaña de expectativa en la que el grupo eliminó toda su presencia de redes sociales y de Internet.

A su “regreso” a los ambientes digitales, Radiohead estrenó el sencillo “Burn The Witch”, y con él se anticipó cuál sería la línea sonora y rítmica que acompañaría la novena placa discográfica. Una semana después llegó el tan esperado “A Moon Shaped Pool”, para muchos el mejor disco después de  Kid A (2000).

El noveno disco de Radiohead es introspectivo y muy diferente a lo que nos ha venido presentando el grupo (que también es muy diferente entre sí, con ‘Kid A’, ‘Amnesiac’, ‘Hail To The Thief’, In Rainbows y ‘The King Of Limbs’).

radiohead-a-moon-shaped-pool

En las 11 canciones se muestran pasajes sinfónicos y existenciales; las letras se acercan a las catástrofes que están por llegar y a las mismas del propio York, quien pone algunos toques biográficos en el disco. Uno de ellos, sin duda la marca que dejó en él la relación de 23 años con Rachel Owen, y que terminó en el 2015 (Owen falleció de cáncer en diciembre del año pasado).

El disco también incluye la participación de The London Contemporary Orchestra, con una participación importante en la parte sonora y la mezcla, y aun así, el disco no es un trabajo sinfónico (ni pretende serlo).

Sin embargo, la originalidad de “A moon Shaped Pool” radica en que sus temas no fueron compuestos exclusivamente para este trabajo; muchos de ellos fueron compuestos varios años atrás, algunos en el 2012, cuando el grupo tocó en vivo temas como “Identikit” y “Ful Stop”. Otras vienen desde principios del nuevo siglo, de los años 2001 y 2002, y está el caso de “True Love Waits”, que es de 1995.

Y sin embargo, suenan actuales y encajan perfectamente en “A Moon Shaped Pool”, es como si la composición de este disco hubiese iniciado en 1995 y terminado en el 2015, un proceso de creación de 20 años; eso es mágico y poético, como este disco.

“A Moon Shaped Pool” es un disco novedoso, y con eso, muy del estilo propio de Radiohead. Solo a ellos les queda bien, solo ellos lo pueden hacer grandioso, como en efecto es.

Julián López Cortés
Calificación: 9.5 / 10