Anathema en Colombia: Una espera de 20 años



Otros artículosArtículos relacionados

Finalmente el grupo se presentó en Bogotá el pasado 7 de agosto. Lleno total y un show memorable.

Por fin. Muchos esperábamos la visita de este grupo desde 1997. Por fortuna, en esos 20 años pasó mucho en la carrera de Anathema, algo que se ha visto reflejado en los ocho discos de estudio que publicó el grupo durante ese tiempo. Uno de ellos “The Optimist”, el que finalmente traería a la agrupación a suelo colombiano.

Entre el año 2009 y el 2017, Anathema visitó América Latina cinco veces. “La última es la vencida”, dicen por ahí. Este año los tuvimos en Bogotá, con boletería agotada; la mejor manera de decirle al grupo británico que Bogotá es su casa y acá pueden venir cuando quieran.

El show se ofreció en el Teatro Dorado ECCI, ubicado en el centro capitalino el pasado lunes 7 de agosto. La expectativa era enorme, pues si bien los seguidores de Anathema han entendido bien la nueva propuesta sonora, fueron los himnos de los 90 los que hicieron a este grupo reconocido en esta parte del continente.

Y la verdad es que todo salió muy bien. Desde la organización, con un lugar idóneo para un show como el de Anathema, hasta un setlist que tuvo de todo. Puntos extra para la audiencia que hizo sentir a Anathema como locales.

El concierto inició con dos neo clásicos (2012), los temas “Untouchable”, partes uno y dos. Estas canciones ya son infaltables en los shows de Anathema. A una sola voz 700 personas cantaron las canciones anticipando lo que sería este concierto.

“Se ven demasiado bien”. Así saludo Vincent Cavanagh al público colombiano. Danny, por su parte dijo que estaban esperando venir a Colombia desde hace 20 años. “Estamos felices de estar por fin acá, su país es muy famoso”.

Con esto, el grupo dio paso a las primeras tres canciones del disco “The Optimist”, que eligieron para la gira: “Leaving It Behind”, “Endless Ways” y “The Optimist”.

En escenario estaba la banda en pleno: Danny Cavanagh en la guitarra y teclados, Vincent Cavanagh en la voz y guitarra rítmica, Jamie Cavanagh en el bajo (los tres son hermanos), Lee Douglas en la voz femenina, John Douglas en la batería y percusión (también son hermanos) y Daniel Cardozo en la batería y programación.

Una vez terminada esta parte del show, Lee Douglas pasó a tras bambalinas. Ya se sabe que cuando esto sucede Anathema da paso a sus temas anteriores, en los que no hay voz femenina. Así, con cuatro temas en línea, el grupo revivió los mejores momentos del disco “Judgment” (1999) con los temas “Deep”, “Pitiless”, “Forgotten Hopes” y “Destiny Is Dead”; la carga ‘floydeana’ en estas canciones es realmente notoria.

Foto: Jhonny Carvajal‎ (Queremos a Anathema en Colombia – Facebook)

Durante esta parte los hermanos Cavanagh interactuaron mucho con el público. Danny, por ejemplo, bajó del escenario y se adentró en las filas del teatro y Vincent hablaba mucho con la audiencia. Trató un par de veces en español, pero al final decidió hacerlo en inglés. Aseguró que la mejor audiencia del mundo es la latina.

Llegaba la hora de nuevos temas del grupo, de sus recientes publicaciones. Así el turno fue para “Can´t Let Go” (con fuerte influencia de Porcupine Tree), “The Beginning And The End”, “Universal”, y “Closer” (del disco A Natural Disaster de 2003).

Con Lee Douglas de vuelta sonó “Springfield”, el primer sencillo del nuevo disco “The Optimist”. De repente Vincent interviene de nuevo y pide a toda la audiencia que use las linternas de los celulares para ambientar la siguiente canción: “A Natural Disaster”, un himno en el que la voz de Lee es sin duda la principal protagonista.

Primer Encore

La banda se despidió, pero se sabía que venían muchas más sorpresas. De un momento a otro los roadies ponen un tambor en el centro del escenario. Regresa la banda… Silencio total. Empieza a sonar de fondo la batería programada, estilo drum & bass, de “Distant Satellites”.

Y en el minuto 4:32 de esta canción empezó el solo de tambores: Vincent, Cardozo y John Douglas rematando de una manera maravillosa esta canción. Era un sueño hecho realidad, Anathema estaba en frente de 700 seguidores del grupo.

Segundo Encore

Cuando se pensaba que el show había llegado a su fin, regreso Anathema en su formación básica de voz, guitarras, bajo y batería. Llegaba el momento de darle vida al disco “Alternative 4” de 1998.

Los temas elegidos fueron “Lost Control”, “Destiny” y por su puesto “Fragil Dreams”, la cual tuvo como intro el principio del tema “Shine On You Crazy Diamond”, de Pink Floyd.

Así, después de dos horas, finalizó un show esperado hace 20 años. Anathema debutó, no defraudó, y salió por la puerta grande. El grupo debe regresar, de eso no hay duda, y mientras sus discos sigan siendo esas dinámicas y fuertes piezas de rock, el camino estará dado para nuevos regresos a esta parte del continente.

Julián López Cortés
Foto principal: Victor Muñoz Romero‎