Las Manos de Filippi: el rock como gremio

by / julio 12, 2016 Entrevistas No Comments


Otros artículosArtículos relacionados

Esta agrupación argentina llegó a Rock Al Parque para participar de su día de cierre. Hablamos con su fundador, Hernán “Cabra” de Vega.

Hernán de Vega creció en un barrio de Buenos Aires con una tradición de migrantes. Además de lutier, carpintero,  artista marcial, Hernán se formó como músico en las calles. El Partido Obrero lo describe en su sitio web como “un artista militante”.

Muchas de sus canciones fueron reflejo y acompañaron varios momentos clave de la historia reciente de Argentina. Una de ellas, por ejemplo, fue dedicada a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner; una etapa de la que Hernán fue muy crítico.

Video de Kristina

“Lo que hizo el Kirchnerismo fue coaptar a una cantidad de artistas, con el verso de que ellos eran la nueva izquierda o el pseudo populismo, nacionalismo popular. Toda esa etapa, que ya pasó en Argentina, destruyó mucho las organizaciones de músicos, las organizaciones de derechos humanos. Hoy en día puede que resurja la militancia, vuelvan a sumarse muchos artistas a la lucha, y apoyen la lucha de otros medios también, porque eso siempre hicieron los músicos.”

Y Hernán es una parte importante en ese proceso. Hacia 2005, luego de la tragedia de Cromañón, fue artífice del Movimiento Unidos por el Rock; una organización que surgió para apoyar a las bandas (en especial a las nuevas) y conseguirles lugares dónde tocar. Como dato curioso, Buenos Aires cuenta con legislación que establece, por ejemplo, pagos mínimos a los músicos que se presentan en establecimientos comerciales.

Video de Cromañón

Hernán cree firmemente en la importancia de ver a los músicos como un gremio que se ha ganado su lugar: “Cuando arrancó el rock en castellano en Argentina, era en la dictadura. Y antes de la dictadura también, cuando a los rockeros le cortaban el pelo en las comisarías. Desde un comienzo arrancó con mucha fuerza, y siempre fueron músicos muy talentosos, pero también gente que sabía qué era la libertad y se daba cuenta de lo que estaba mal en lo hecho por los gobiernos.”

“El rock siempre fue un estandarte de la juventud para reclamar, para denunciar”, continuó Hernán. “Hoy en día es muy diferente la situación del rock a como arrancó, de una forma muy independiente y como una expresión juvenil. Hoy en Argentina y en casi todos lados, el rock ya es parte de un negocio muy grande, donde tal vez ya no haya que poner tanto énfasis en la música y en las letras combativas.

“Lo que hay que sumar a esta nueva etapa es que los músicos sean conscientes de clase, que piensen como cualquier otro trabajador hagan la música que hagan. Estamos impulsando esa nueva generación de músicos con consciencia de clase y que se siente parte de las clases trabajadoras”, agregó.

Tras un buen tiempo de hacer música y trabajar por sus pares, Hernán y Las Manos de Filippi se presentaron en el Festival Rock Al Parque en su día de cierre. Sus seguidores saben bien que esta no ha sido la primera vez.

“En realidad, todas las otras veces que he pasado por Colombia fueron de movidas mucho más chicas”, recordó Hernán, “salvo el de Viva el Planeta que fue lo último que estuvimos haciendo acá. Pero después hicimos fechas en lugares chicos. De hecho, la primera vez,  vinimos yo y el Pecho (Germán Anzoátegui), y armamos una banda de respaldo con Alex de La Severa Matacera. Fuimos desembarcando de a poco y ahora no podemos creer haber participado de este festival tan grande.”

A pesar de una importante trayectoria, Hernán se toma el tema de Rock Al Parque con la humildad propia de un principiante: “Estamos disfrutando al máximo. Es el festival más grande del que participamos. El hecho de que sea con entrada gratuita… Nunca estuvimos en algo así. Estamos muy agradecidos. No nos sentamos a pensar lo que hicimos, pero somos conscientes de que tenemos mucho por hacer. Recién empezamos a viajar a Colombia y México hace menos de dos años, a pesar de que tenemos 25 de carrera.”

Alejandro Lopera
@ContactoLopera
Foto: Camilo Lamilla Tamayo