Maximus Festival: Metal a decibeles históricos en Buenos Aires

Otros artículosArtículos relacionados

Slayer fue el verdadero Headliner de la jornada. De eso no hay duda.

Atrás quedaron las épocas en las que los festivales de metal masivos solo se veían en Europa o Estados Unidos. El Maximus Festival está trayendo a Sudamérica la experiencia de festivales con un cartel de primer nivel a la región, inicialmente en Buenos Aires y en Sao Paulo. Ojalá lo traigan pronto a Bogotá.

El 6 de mayo de 2017 se realizó la segunda edición de este festival al que Mtres.co asistió como el único medio colombiano acreditado.

El cartel fue de primera: Linkin Park, Prophets Of Rage, Slayer, Rob Zombie, Ghost, Five Finger Death Punch, Asspera, Böhse Onkelz y muchos más.

El Festival

El lugar elegido para esta segunda edición fue Tecnópolis, un predio que la presidencia de Argentina inauguró en el año 2011. Está ubicado en Villa Martelli, partido de Vicente López en el gran Buenos Aires, a solo un par de minutos de la Capital Federal.

El lugar, de 60 hectáreas, ubicó en el estacionamiento el epicentro del Maximus, con tres escenarios, zona de comidas, patio cervecero y activaciones de marca. Todo empezó a la una de la tarde, puntual.

A continuación presentaré una breve descripción para cada atracción, sin embargo Slayer, Rob Zombie y Prophets Of Rage, tendrán páginas a parte.

Asspera: Metal Argento

Ya los habíamos entrevistado en Mtres. Sin embargo no los habíamos visto en vivo. Asspera tiene ese sonido de banda de festival, que hace saltar, poguear y rockanrrollear. Su performance, de más de una hora, tuvo lleno total, gran hazaña teniendo en cuenta que fue de las agrupaciones que abrió la jornada.

Por cierto, aunque esta fecha es otoñal en Buenos Aires, la temperatura del festival estuvo por encima de los 20 grados. Golazo de la naturaleza…

Böhse Onkelz

Desde Alemania, y por primera vez fuera de su país, los Onkelz ofrecieron un show interesante, aunque distante. Cantan en alemán y sus letras están enfocadas en realidades socio culturales del país germano.

Aun así, un show musicalmente potente e interesante. No siempre se está frente a una banda que es capaz de llevar a 350 mil de sus fans a un concierto en Europa.

Ghost

Esa novedad que nos dio un puño en la cara en la segunda década del siglo XXI, llegó a este festival más que consolidada. Ghost, originarios de Suecia, cuentan con una fanaticada sólida en el sur del continente.

Además, con ‘Meliora’ debajo del brazo, el grupo supo organizar un set list interesante en el que, naturalmente, no faltó “Year Zero”, un polémico tema que los puso en el mapa, y que por sus líricas, podría estar entre los grupos más oscuros de metal. Aunque aclaremos, lo de Ghost es puro performance y mainstream, bien hecho.

Rob Zombie

Por favor, que el maestro del terror venga a Colombia. El show de Zombie fue de los mejores que se vieron en el Maximus. Rob Zombie es un digno heredero de esa corriente creada por Alice Cooper en los 70, y sus shows son una muestra de ese respeto que el rockero y cineasta tiene por Vincent Furnier.

Al lado de John 5 –tremendo guitarro-, el show de Zombie tuvo de todo, hasta un cover de Los Ramones y dos visitas a la época de White Zombie. 10 puntos por donde se lo vea.

Five Finger Death Punch

Grove Metal con algunos tintes de hard core. Pegaron duro en la escena en 2011 y desde entonces se han armado de un buen nombre que les ha permitido sonar y girar en gran parte de los cinco continentes.

Su show tuvo potencia y velocidad. Algunas fallas de sonido opacaron la presentación. Aun así, “el puñetazo mortífero” ofreció un buen show.

Slayer

Siempre será la joya de la corona. Donde toquen. Qué raro que en un festival de metal no hayan sido la cabeza de cartel.

Esta vez, con “Repentless” de gira, el grupo de Tom Araya arrasó con el predio de Tecnópolis. El lema de Slayer debería ser, “pogueas o mueres”. No había más opción.

Prophets Of Rage

Buenos, sin duda. La guitarra de Tom Morello es impresionate. Ver a tres de los cuatro miembros de Rage Against The Machine también es histórico, más aun al lado de los vocalistas de Cypress Hill y Public Enemy.

A los nostálgicos nos emocionó ver en vivo todos esos temas de tres bandas que le pusieron “sal” al rock de los 90.

Y Linkin…

De ellos no hablaré, porque el Maximus es un festival de metal. En ese contexto, Linkin no puede estar por encima de Slayer, es simplemente irrespetuoso.

Denles un show a parte y ahí les damos el despliegue que merecen… Pero si comparten un cartel con Slayer, la batalla para Chester está perdida.

Julián López Cortés
Enviado especial